Debranding: las marcas sin marcas

qué es debranding marcas branding publicidad

Suena paradójico pero ya es una realidad. Hay tantas marcas y surgen tantas otras a cada momento que es imposible conocer todo lo que existe en el mercado. El público se cansa de ver marcas por todos lados y de los intentos de éstas a través de la publicidad y de las redes sociales para mostrarnos que están ahí.

A raíz de ésto surge el debranding, algo que ya están aplicando marcas de sobra conocidas.

Pero, ¿qué es el debranding?

 

Esta última tendencia surge como una propuesta adversa al branding, es decir, a hablar constantemente de la marca y a crear contenido relacionado con ella. El debranding es el antibranding, quitarle al producto la marca para que no sea ese el contenido central.

Qué se pretende con el debranding

 

El objetivo de esta nueva tendencia es centrar toda la atención en el consumidor. Es una forma más emocional de llegar a éste, que se vuelca en otros conceptos como la experiencia de compra o la experiencia del consumidor al usar el producto.

Literalmente es quitar la marca del producto en sí. Uno de los grandes ejemplos de debranding de los últimos tiempos es el de Coca-cola y las famosas latas con los nombres, en las que no aparecía el logotipo de la marca por ningún lado.

¿Funciona?

 

Si nos centramos en el caso de Coca-cola podríamos decir que sí, solo hay que pensar en las multitudes corriendo a los supermercados en busca de latas con sus nombres.

Pero la verdad es que para que el debranding funcione la marca tiene que ser bastante conocida. El consumidor tendría que conocer aspectos básicos de la marca para poder reconocerla sin aquellos recursos que nos ayudan a identificarla de forma inmediata.

 

¿El concepto de marca y producto como lo conocíamos hasta hoy ha cambiado? Ya hemos visto varios ejemplos de debranding. ¿Será todo así dentro de unos años?

 

.