“La muñeca que eligió conducir”, campaña de Audi por la igualdad de género

La publicidad ha sido muchas veces demonizada por mostrarnos una realidad de la sociedad muy limitada y por centrarse en aspectos como la belleza física, la vanidad o las posesiones materiales. No lo vamos a negar, en muchos casos la publicidad atiende únicamente a estos conceptos pero cuando se utiliza para abrirnos la mente y representar nuevas realidades, puede ser una gran herramienta de difusión.

Un ejemplo muy claro y reciente es la última campaña de Audi, con un claro mensaje para romper barreras esta Navidad.

En catálogos y anuncios de televisión vemos siempre la misma cantinela, niñas jugando con muñecas y cocinas y niños jugando con coches y con herramientas; casi como si fuese un invento del demonio que una niña jugase con un balón.

La nueva campaña de Audi, por los estereotipos de género

 

Para callar bocas Audi lanza “La muñeca que eligió conducir”, un anuncio en el que una muñeca deja atrás los estereotipos y se monta en un coche para recorrer toda la tienda de juguetes. Si nos fijamos en el resto de detalles podemos ver también muñecas jugando al fútbol y soldados tomando el té.

El anuncio acaba con un frase que muchos deberían aplicar, “jugar, como conducir, no debería entender de género”; y un hashtag muy acertado, #cambiemoseljuego.

Una forma de abrir los ojos a la sociedad

 

No es la primera vez que la publicidad intenta cambiar estereotipos de género, uno de los ejemplos más sonados fue el de Puntomatic en el que un grupo de hombres bailaba y nos enseñaban que ellos también pueden poner la lavadora. Otras marcas que también han querido incidir en este mensaje de reparto igualitario de las tareas domésticas son Cillit Bang y Knorr.

La publicidad también es un vehículo informativo y una forma masiva de cambiar la percepción de la gente que se puede utilizar para crear una sociedad más justa y abierta de mente.

.