Este anuncio de McDonalds se ríe de las cafeterías modernas

Ahora parece que todo lo que nos metemos en la boca tiene que ser gourmet, eco, bío, de comercio de proximidad o slow food. Incluso algo tan sencillo como un café se puede llevar también al extremo del sibaritismo, y por qué no decirlo, de la mamarrachez.

No os vamos a engañar, nosotros somo los primeros que disfrutamos como niños con una cafetería modernita. En nuestro lunes de café os hemos enseñado ya unas cuantas. También es cierto que este tipo de establecimientos y sus hinchados precios provocan las risas de muchas otras personas.

Los últimos en echarse unas risas a costa de estas cafeterías ha sido McDonald’s. ¿Se avecina guerra entre el gigante hamburguesero y Starbucks?

Cafeterías modernas, ¿mucho ruido y pocas nueces?

 

Mientras que antes solo distinguíamos entre café solo, cortado, con leche y manchado; ahora la especialización es tal que muchas veces llegamos a una cafetería y no sabemos ni qué pedirnos.

En el anuncio de McDonalds Reino Unido hacen un repaso por todos los hits de las cafeterías modernas como cafés deconstruidos, magdalenas disfrazadas de cupcakes que cuestan 6 euros o cafés que tardan más en hacerse de lo que tardas en tomártelos.

El spot acaba con la simplicidad de pedir un café en el establecimiento de comida rápida. Llegar, pedir uno de sus cafés e irte, tan sencillo como eso.

¿Qué os a parecido el anuncio de McDonalds? ¿Vosotros sois más de cafetería modernita guay o disfrutáis más del cortado de siempre en el bar Manolo?

 

Marcas rediseñadas como si hubiesen nacido en la URSS

Si marcas como Dior, Chanel, Samsung o McDonald’s hubiesen nacido en la Rusia soviética; probablemente el diseño y la comunicación serían otro rollo totalmente distinto al que estamos acostumbrados.

Mike Levchenko viene a despejarnos las dudas.

Mike Levchenko es un calígrafo ruso con un apellido que no puede ser más de Rusia. Apasionado del diseño tipográfico desde joven ahora se dedica profesionalmente a esta tarea.

Con el rojo como protagonista, el resultado no deja de ser, cuanto menos, curioso. No se centra únicamente en las tipografías sino que hace un trabajo de historia creando anuncios de la época e incluso un restaurante de McDonald’s.

¿Qué os parecen? Si Stalin levantase la cabeza seguro que se compraba un Big Mac.

marcas rediseñadas, rediseño de marcas, rebranding de marcas

marcas rediseñadas, rediseño de marcas, rebranding de marcas

marcas rediseñadas, rediseño de marcas, rebranding de marcas

marcas rediseñadas, rediseño de marcas, rebranding de marcas

 

.