¿Vino en lata? El packaging de vino para Backpack Wine

La cerveza ya no es el único alcohol enlatado, ya se pueden encontrar en supermercados incluso combinados en lata; en cuanto a vino, la lata no es un formato que se suela dar mucho. Esto tiene sentido en cuanto a que el vino se suele vender como un producto refinado y elegante, y una lata no suele dar esa imagen.

Los de Backpack wine hacen caso omiso de esta idea y nos proponen este formato. Por el packaging y las imágenes que acompañan el producto entendemos que el vino va dirigido a un público más joven del habitual para este tipo de bebida.

Dos tipos de vino encontramos en su cartera de productos, uno rosado y uno blanco. Ambos vienen presentados en formato pack, tal y como se presentaría una cerveza en lata. Un fondo en color azul para ambos tipos, diferenciando el color de los detalles; rosa para el vino rosado y amarillo claro para el vino blanco. Los motivos geométricos dominan el diseño gráfico elegido para el packaging, muy juvenil, perfecto para el target de la marca.

Con el eslogan “deja el corcho y coge un pack de latas”, rematan la faena y nos terminan de enamorar.

Ya no hay escusa para echarse un vino en el parque.

packaging de vino, embalaje de vino, packaging vino

packaging de vino, embalaje de vino, packaging vino

 

KUVÉE – La botella de vino con wifi y pantalla táctil

El mundo del vino se está adaptando a a la moda tecnológica, y no solo en su proceso de producción, si no también en la forma de consumo.

Kuvée, nace como una start-up en Boston, y nos ofrece por un lado, un recipiente con forma de botella, pantalla táctil y wifi, y los cartuchos de vino solo aptos para Kuvée. Funciona de un modo muy simple: cada vez que se introduce un cartucho nuevo, se detecta la marca, y se refleja en la pantalla a modo de etiqueta. Además aporta información adicional del vino, como detalles sobre su producción, la cantidad de alcohol, etc. También nos permite comprar en línea más cartuchos e indica cuántas copas (aproximadamente) quedan. Todo esto teniendo en cuenta que la botella necesita cargador, y que la batería, suele durar entre 5-6 horas a pleno funcionamiento.

Las cargas son de 750 ml., similares a una botella convencional pero almacenadas en recipientes metálicos sellados que permiten conservar perfectamente el vino una vez abierto. Ahora mismo ofrecen casi 50 vinos diferentes de 12 bodegas estadounidenses.

De momento, las críticas no son muy positivas, pero no se puede negar la originalidad de este proyecto.

 

.