La generación Z: un nuevo tipo de consumidor

La generación Z: un nuevo tipo de consumidor

generación Z tecnología dispositivo publicidad

Con las nuevas generaciones aparecen nuevos tipos de públicos y mientras hace algunas semanas hablábamos de los influencers, un concepto basado también en personas jóvenes hoy hablamos de la generación Z.

Lo que hay que tener claro a la hora de hacer comunicación, ya sea en sus formatos más clásicos como la televisión o los más nuevos como las redes sociales, tenemos que conocer a nuestro público y conocer en parte las tendencias por las que se mueven tanto las nuevas generaciones como las más antiguas.

¿Quienes son la generación Z?

 

La generación Z son el público de un rango de edad de hasta los 20 años, es decir, aquellos que han nacido entre 2015 y 1995. No podemos confundirlos con los millenials, sin duda otra generación que hay que conocer y de la que hablaremos en otro post.

Esta generación ha nacido con la tecnología por eso se dice que son nativos digitales. Las pantallas les han rodeado desde que han nacido, sea cual sea el dispositivo y están acostumbrados incluso a utilizar más de una al mismo tiempo.

Herramientas como las redes sociales no tienen misterios para ellos, saben cómo utilizarlas y no esperan para crearse un perfil cuando surge una nueva. Pero no solo en hacerse un perfil se queda el asunto, son creadores de contenido de nacimiento.

¿Por qué nos interesa conocerlos?

 

Actualmente esta generación no cuenta con recursos propios pero en algunos años empezarán a trabajar y tendremos que estar preparados para este nuevo público.

De todas formas ya podréis suponer la mejor forma de acercarnos a este público. Sin duda internet es la apuesta más oportuna en cuanto a esta generación, según estudios responden bien sobre todo a sitios web con contenidos de marca y a opiniones de otras personas en internet.

Muchas marcas con las que a priori no relacionamos a esta generación ya les están poniendo como protagonistas de sus campañas, como Chanel o Versace.

Sin duda, si las grandes marcas apuestan por ellos es por algo.