Branding

El branding es un concepto que aunque bastante reciente, ya está bastante extendido para quién se mueve dentro del mundo empresarial. Si es la primera vez que te enfrentas a esta idea debes saber que el branding es, a grandes rasgos, un proceso de creación de marca y mantenimiento de la misma.

Los elementos gráficos no son los únicos que nos ayudan a diferenciarnos de la competencia cuando creamos una marca desde cero. En esta ardua tarea entran en juego muchos elementos que son clave; los valores, la personalidad de marca, la comunicación tanto en el entorno online como en el offline, etc. A éstos se le añaden otros como el logotipo, los colores, la tipografía; y en general toda la identidad visual de la marca.

Dentro de una estrategia de branding es necesario establecer y pensar bien qué queremos comunicar a nuestro público. Este mensaje debe mantenerse en cada uno de estos elementos, de manera concordante y armoniosa. Imaginemos que tenemos una peluquería y  que nuestro target es un público joven; uno de los valores que podrían diferenciarnos es la innovación tecnológica. En el momento en que escogemos esta innovación como un valor de nuestra marca, elementos como el logotipo o la comunicación en redes sociales deben girar en torno a éste.

packaging sostenible, packaging de zapatos, packaging creativo branding branding
branding branding

El branding está compuesto por 5 elementos que son clave a la hora de crear una marca. Que todos concuerden es vital.

1. Naming

Naming es un anglicismo que hace referencia al proceso en el que se escoge el nombre de una marca. El nombre de la marca también expresa valores y forma parte de la identidad verbal; es lo que vemos escrito y lo que escuchamos. Elegir un nombre no es fácil pero cuando el naming es bueno, marca la diferencia.

Además los buenos nombres para empresas siguen una serie de pautas: son únicos, duraderos en el tiempo, fáciles de leer y pronunciar, y por supuesto deben ser registrables.

2. Identidad corporativa

El diseño de identidad corporativa es otro de los elementos del branding, la parte más visual y gráfica de la marca. La identidad visual no es solo un logotipo, es la creación de todo el sistema gráfico: tipografía, colores, iconos, etc; y la aplicación de éstos a papelería, página web, redes sociales…

El diseño de identidad corporativa no debe perder de vista los propios valores de la empresa y otros factores como el sector en el que trabaja, el público objetivo o incluso las tendencias en diseño.

4. Arquitectura de marca

Este último elemento se ve en empresas con variedad de productos y de marcas. Dependiendo de la estructura de la cartera de productos y servicios, y de la relación que tienen éstos entre sí; podemos encontrar diferentes tipos de modelos:

  • Monolítico: existe una marca raíz y a partir de ésta surgen otros productos y servicios. Acciona es una marca monolítica, existe la marca principal y una serie de marcas derivadas; Acciona Energía, Acciona Transmediterránea, etc.
  • Marcas independientes: una marca con una serie de submarcas independientes con una identidad diferenciada para cada una de ellas. Mondelez International es un ejemplo de este modelo, ya que de esta marca surgen otras muy fuertes como Oreo o Cadbury.
  • Endorse: la marca principal cuenta con una serie de marcas que se relacionan fácilmente con la marca raíz, pero cada una de ellas tiene una identidad personal y diferenciada.
3. Posicionamiento

El posicionamiento dentro del branding hace referencia a una serie de valores y características que el consumidor le atribuye a una marca.

Una empresa nace con unos valores que intenta transmitir a través de toda su comunicación. El problema es que el posicionamiento es una construcción mental que hace el consumidor y que fabrica a través de toda la información que obtiene de la marca; ya sea propia o a través de otros medios.

Un ejemplo claro es el de Coca Cola, una marca con un valor muy claro como la felicidad. Tratan la felicidad en cada uno de sus anuncios y comunicaciones, y han conseguido realmente que los consumidores asocien su producto con el valor.

5. Lealtad de marca

El propio nombre expresa en qué consiste este concepto. Cuando el cliente compra nuestro producto y encuentra en él lo que busca, y lo que prometemos; se crea un vínculo por el cual confían en nosotros. Si además mantenemos esto en el tiempo y vamos agregando valor, podemos llegar a conseguir que se vuelvan leales a nosotros.