Diseño de páginas web

Las cifras no engañan nunca y los datos sobre el uso de Internet lo dicen bien claro, cada año pasamos más tiempo delante de las pantallas para hacer búsquedas en la red, además se hace con más frecuencia y lo hace un grupo más amplio de edad. Es por ello que el diseño de páginas web adquiere muchísima importancia.

Teniendo en cuenta que nuestro teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, tiene sentido que si somos dueños de una marca, cuidemos nuestra imagen online, y eso conlleva tener una o varias páginas web, dependiendo de lo que queramos expresar y donde queramos acotar nuestro mercado.

Internet es una puerta para que mucha más gente pueda conocernos y no hay mayor carta de presentación que una página web. Y aquí permitidnos la comparación, no es lo mismo que la cara principal de una empresa sea una persona desaliñada, a que lo sea una persona en traje de chaqueta, en el mundo empresarial de cara al público, todos sabemos que hay que seguir unos parámetros sociales ¿no creéis? Pues lo mismo pasa con nuestra página web o nuestras redes sociales. Si están desactualizadas y mal distribuidas, la persona que esté dentro de ella obtendrá una imagen predeterminada de nuestra marca. Cuando un cliente se crea una mala imagen de tu marca en su cabeza, en el futuro, será bastante difícil desprenderlo de esa idea, por lo tanto lo mejor siempre será crear una buena imagen desde el primer momento.

Tal y como pasa con las apariencias, una página web determina la primera impresión que una persona se va a llevar de ti o de tu empresa. Sin lugar a dudas un diseño web profesional es un valor añadido y una necesidad dentro de las tendencias actuales.

Las cifras no engañan nunca y los datos sobre el uso de Internet lo dicen bien claro, cada año pasamos más tiempo delante de las pantallas para hacer búsquedas en la red, además se hace con más frecuencia y lo hace un grupo más amplio de edad.

Teniendo en cuenta que nuestro teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, tiene sentido que si somos dueños de una marca, cuidemos nuestra imagen online, y eso conlleva tener una o varias páginas web, dependiendo de lo que queramos expresar y donde queramos acotar nuestro mercado.

Internet es una puerta para que mucha más gente pueda conocernos y no hay mayor carta de presentación que una página web. Y aquí permitidnos la comparación, no es lo mismo que la cara principal de una empresa sea una persona desaliñada, a que lo sea una persona en traje de chaqueta, en el mundo empresarial de cara al público, todos sabemos que hay que seguir unos parámetros sociales ¿no creéis? Pues lo mismo pasa con nuestra página web o nuestras redes sociales. Si están desactualizadas y mal distribuidas, la persona que esté dentro de ella obtendrá una imagen predeterminada de nuestra marca. Cuando un cliente se crea una mala imagen de tu marca en su cabeza, en el futuro, será bastante difícil desprenderlo de esa idea, por lo tanto lo mejor siempre será crear una buena imagen desde el primer momento.

Tal y como pasa con las apariencias, una página web determina la primera impresión que una persona se va a llevar de ti o de tu empresa. Sin lugar a dudas un diseño web profesional es un valor añadido y una necesidad dentro de las tendencias actuales.

Existen muchísimos tipos de páginas web y no todos tenemos las mismas necesidades. Pueden ser más grandes o más pequeñas en función de toda la información que vaya a contener, ya que puede llegar componerse de cuantas extensiones queramos. Incluso hay webs con una única página donde se puede encontrar toda la información y se les denomina One page.

Si queremos vender nuestros productos por Internet, podemos crear nuestra propia tienda online o e-commerce dentro de la página web. Ya hay herramientas que nos permiten tener un control total sobre los productos, el stock, las ventas, los pedidos, etc. Os dejamos por aquí uno de nuestros últimos posts, donde os damos algunos consejos para conseguir una tienda online minimalista, limpia y ordenada. 

Nosotros siempre recomendamos también incluir un blog. Es una herramienta increíble para el SEO o posicionamiento en buscadores. De hecho en el nuestro publicamos todas las semanas, y hablamos sobre varios temas relacionados con el mundo del Marketing. Te recomendamos que busques temas que te inspiren y crees contenido de calidad, para conseguir diferenciarte un poco de la competencia y conseguir llamar la atención del receptor. 

Adáptate a tus necesidades

Adáptate a tus necesidades

Existen muchísimos tipos de páginas web y no todos tenemos las mismas necesidades. Pueden ser más grandes o más pequeñas en función de toda la información que vaya a contener, ya que puede llegar componerse de cuantas extensiones queramos. Incluso hay webs con una única página donde se puede encontrar toda la información y se les denomina One page.

Si queremos vender nuestros productos por Internet, podemos crear nuestra propia tienda online o e-commerce dentro de la página web. Ya hay herramientas que nos permiten tener un control total sobre los productos, el stock, las ventas, los pedidos, etc. Os dejamos por aquí uno de nuestros últimos posts, donde os damos algunos consejos para conseguir una tienda online minimalista, limpia y ordenada.

Nosotros siempre recomendamos también incluir un blog. Es una herramienta increíble para el SEO o posicionamiento en buscadores. De hecho en el nuestro publicamos todas las semanas, y hablamos sobre varios temas relacionados con el mundo del Marketing. Te recomendamos que busques temas que te inspiren y crees contenido de calidad, para conseguir diferenciarte un poco de la competencia y conseguir llamar la atención del receptor.

Diseño responsive

Es imposible hablar de diseño de páginas web y no sacar el tema del diseño responsive. Y es que no hay nada más incómodo que acceder desde el móvil a una web que no utilice un diseño adaptado al dispositivo que estás utilizando. Es un error considerable, ya que vamos a retener a la persona dentro de nuestra web poquísimo tiempo, y eso no nos conviene.

El diseño responsive entra en juego en el momento en el que las tendencias en uso de dispositivos cambia. Y eso ha pasado. Aunque actualmente todavía se utiliza mucho el ordenador, los móviles y las tablets se están llevando la palma estos últimos años. Esto ha llevado a tener que hacer diseño de páginas web que se adapten a cada uno de los formatos de dispositivo que encontramos en la actualidad.

El diseño responsive es la solución a toda esta problemática en la creación de páginas web. Se basa en columnas donde cada elemento se adapta de forma proporcional al tamaño de la pantalla en uso. Esto no es una técnica que sea automática cuando creamos nuestra web, sino que es algo que hay que hacer manualmente y dedicarle tiempo. En nuestro estudio, pensamos que es incluso más importante cuidar la estética de la web para verse en un dispositivo móvil que en el propio ordenador, porque como hemos mencionado antes, a día de hoy hay un uso más habitual de estos dispositivos que de los ordenadores.

Diseño UI / UX

El diseño de interfaz de usuario es otra de las últimas tendencias en diseño web. El propósito es conseguir que una página web o aplicación funcionen de forma fluida cuando el usuario interacciona con ella. El diseño de UI es una parte muy importante dentro del diseño web, ya que a partir de éste se deciden cuestiones como en qué parte se colocará el menú, si se podrá desplegar, que haya un botón para guardar productos que nos gustan y que podamos llegar de forma sencilla a otras partes de la web o app.

Os ponemos un pequeño ejemplo, que es importante tener en cuenta. Cuando colocamos una imagen en nuestra web, tenemos que tener en cuenta diferentes factores que influirán después en la navegación del cliente por nuestra web. No podemos colocar imágenes con un tamaño y peso aleatorio, deberemos saber adaptar, las imágenes a l0s diferentes dispositivos y con el peso y tamaño adecuados para que sea óptima y rápida.

De nuevo, nuestro diseño UI irá encaminado a conseguir unos objetivos propios ya que las necesidades de cada web son diferentes. La consecuencia del diseño de interfaz es la experiencia del usuario. 

Renovarse o morir

En Internet todo cambia muy rápido y tan importante es el diseño de páginas web como el mantenimiento de éstas. Algo tan básico como los datos de nuestra empresa deben estar actualizados, también el resto de información y contenidos. Si tenemos blog o tienda online, actualizarla es prácticamente obligatorio, tanto productos, como precios u ofertas que queramos hacer, en ese momento.

Pero éstas no son las únicas razones por las que una web se puede quedar obsoleta. Adaptar la web al uso que hacen los usuarios de ella, añadiendo o eliminando cosas que puedan afectar a las conversiones; analizar y quitar los enlaces rotos y errores, optimizar la web y el servidor para ir mejorando la velocidad de carga o mantener la seguridad del sitio web.

Analítica web

La única forma de conocer cómo funciona nuestra web es a través de la analítica. A través de las estadísticas de navegación podemos obtener datos concretos sobre cuanto tiempo pasa el usuario en una página, si pasa mucho tiempo en el blog, si entra en la web y sale de forma instantánea. Es tan precisa esta analítica, que podemos llegar a conocer los minutos exactos que pasa el usuario en la página. Si creamos contenido de calidad, este pasará más tiempo navegando, ya que le resultará interesante lo que hemos creado.

Estos datos son valiosos a la hora de optimizar nuestro sitio y dar con la clave que haga que el usuario pase más tiempo o que haga una acción concreta como pinchar en un enlace o rellenar un formulario. Nuestra meta siempre será intentar que el cliente pase el máximo tiempo posible navegando en nuestra página. 

Diseño responsive

Es imposible hablar de diseño de páginas web y no sacar el tema del diseño responsive. Y es que no hay nada más incómodo que acceder desde el móvil a una web que no utilice un diseño adaptado al dispositivo que estás utilizando. Es un error considerable, ya que vamos a retener a la persona dentro de nuestra web poquísimo tiempo, y eso no nos conviene.

El diseño responsive entra en juego en el momento en el que las tendencias en uso de dispositivos cambia. Y eso ha pasado. Aunque actualmente todavía se utiliza mucho el ordenador, los móviles y las tablets se están llevando la palma estos últimos años. Esto ha llevado a tener que hacer diseño de páginas web que se adapten a cada uno de los formatos de dispositivo que encontramos en la actualidad.

El diseño responsive es la solución a toda esta problemática en la creación de páginas web. Se basa en columnas donde cada elemento se adapta de forma proporcional al tamaño de la pantalla en uso. Esto no es una técnica que sea automática cuando creamos nuestra web, sino que es algo que hay que hacer manualmente y dedicarle tiempo. En nuestro estudio, pensamos que es incluso más importante cuidar la estética de la web para verse en un dispositivo móvil que en el propio ordenador, porque como hemos mencionado antes, a día de hoy hay un uso más habitual de estos dispositivos que de los ordenadores.

Diseño UI / UX

El diseño de interfaz de usuario es otra de las últimas tendencias en diseño web. El propósito es conseguir que una página web o aplicación funcionen de forma fluida cuando el usuario interacciona con ella. El diseño de UI es una parte muy importante dentro del diseño web, ya que a partir de éste se deciden cuestiones como en qué parte se colocará el menú, si se podrá desplegar, que haya un botón para guardar productos que nos gustan y que podamos llegar de forma sencilla a otras partes de la web o app.

Os ponemos un pequeño ejemplo, que es importante tener en cuenta. Cuando colocamos una imagen en nuestra web, tenemos que tener en cuenta diferentes factores que influirán después en la navegación del cliente por nuestra web. No podemos colocar imágenes con un tamaño y peso aleatorio, deberemos saber adaptar, las imágenes a l0s diferentes dispositivos y con el peso y tamaño adecuados para que sea óptima y rápida.

De nuevo, nuestro diseño UI irá encaminado a conseguir unos objetivos propios ya que las necesidades de cada web son diferentes. La consecuencia del diseño de interfaz es la experiencia del usuario. 

Renovarse o morir

En Internet todo cambia muy rápido y tan importante es el diseño de páginas web como el mantenimiento de éstas. Algo tan básico como los datos de nuestra empresa deben estar actualizados, también el resto de información y contenidos. Si tenemos blog o tienda online, actualizarla es prácticamente obligatorio, tanto productos, como precios u ofertas que queramos hacer, en ese momento.

Pero éstas no son las únicas razones por las que una web se puede quedar obsoleta. Adaptar la web al uso que hacen los usuarios de ella, añadiendo o eliminando cosas que puedan afectar a las conversiones; analizar y quitar los enlaces rotos y errores, optimizar la web y el servidor para ir mejorando la velocidad de carga o mantener la seguridad del sitio web.

Analítica web

La única forma de conocer cómo funciona nuestra web es a través de la analítica. A través de las estadísticas de navegación podemos obtener datos concretos sobre cuanto tiempo pasa el usuario en una página, si pasa mucho tiempo en el blog, si entra en la web y sale de forma instantánea. Es tan precisa esta analítica, que podemos llegar a conocer los minutos exactos que pasa el usuario en la página. Si creamos contenido de calidad, este pasará más tiempo navegando, ya que le resultará interesante lo que hemos creado.

Estos datos son valiosos a la hora de optimizar nuestro sitio y dar con la clave que haga que el usuario pase más tiempo o que haga una acción concreta como pinchar en un enlace o rellenar un formulario. Nuestra meta siempre será intentar que el cliente pase el máximo tiempo posible navegando en nuestra página.