Marketing Online

Que la era digital ha llegado para instalarse en nuestras vidas ya es un hecho des hace varios años. Pocas cosas hay ya que no hagamos conectándonos a la vez a Internet, desde hacer la compra de la semana hasta encender las luces del salón. Incluso compartimos nuestra vida y los acontecimientos que experimentamos en las redes sociales. El teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo.

El marketing ha visto en todo este desarrollo digital, un hueco más para promocionar marcas y productos. Esto es lo que llamamos el marketing online o marketing digital, que no es otra cosa que conseguir los objetivos del marketing clásico pero a través de plataformas que se conectan a Internet.

Gracias a esta técnica, las marcas tienen un escaparate infinito, con posibilidad de alcanzar audiencias mucho mas numerosas que con otros métodos publicitarios. Y realmente, más asequible, ya que una campaña en redes sociales, por ejemplo, puede resultar más barata que un spot televisivo.

Como con el marketing de toda la vida, el paso previo a actuar es crear una estrategia de acción. ¿Por qué es necesaria una estrategia? Porque según nuestros objetivos, nuestro target, el presupuesto, y otros factores, tendremos que hacer uso de unas herramientas u otras. Es importante focalizar, si no concretamos nuestros objetivos, corremos el riesgo de haber invertido recursos para nada, porque puede ser que no obtengamos los resultados esperados.

“Si no estás en Internet, tu marca no existe”, una frase que desde hace años, usa todo el mundo. El marketing online tiene el beneficio de que los costes son bastante reducidos, si los comparamos con los medios clásicos, como ya hemos mencionado anteriormente. Además nos permite tener mayor control sobre a quién llegamos y sobre cómo se desarrollan nuestras campañas y estrategias. Gracias al marketing online tenemos la ventaja de que podemos obtener el feedback de manera casi inmediata y conocer en poco tiempo si la campaña está dando buenos resultados o no. 

Que la era digital ha llegado para instalarse en nuestras vidas ya es un hecho des hace varios años. Pocas cosas hay ya que no hagamos conectándonos a la vez a Internet, desde hacer la compra de la semana hasta encender las luces del salón. Incluso compartimos nuestra vida y los acontecimientos que experimentamos en las redes sociales. El teléfono móvil se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo.

El marketing ha visto en todo este desarrollo digital, un hueco más para promocionar marcas y productos. Esto es lo que llamamos el marketing online o marketing digital, que no es otra cosa que conseguir los objetivos del marketing clásico pero a través de plataformas que se conectan a Internet.

Gracias a esta técnica, las marcas tienen un escaparate infinito, con posibilidad de alcanzar audiencias mucho mas numerosas que con otros métodos publicitarios. Y realmente, más asequible, ya que una campaña en redes sociales, por ejemplo, puede resultar más barata que un spot televisivo.

Como con el marketing de toda la vida, el paso previo a actuar es crear una estrategia de acción. ¿Por qué es necesaria una estrategia? Porque según nuestros objetivos, nuestro target, el presupuesto, y otros factores, tendremos que hacer uso de unas herramientas u otras. Es importante focalizar, si no concretamos nuestros objetivos, corremos el riesgo de haber invertido recursos para nada, porque puede ser que no obtengamos los resultados esperados.

“Si no estás en Internet, tu marca no existe”, una frase que desde hace años, usa todo el mundo. El marketing online tiene el beneficio de que los costes son bastante reducidos, si los comparamos con los medios clásicos, como ya hemos mencionado anteriormente. Además nos permite tener mayor control sobre a quién llegamos y sobre cómo se desarrollan nuestras campañas y estrategias. Gracias al marketing online tenemos la ventaja de que podemos obtener el feedback de manera casi inmediata y conocer en poco tiempo si la campaña está dando buenos resultados o no.

Debemos pensar en una estrategia que incluya todas las herramientas del marketing online

Debemos pensar en una estrategia que incluya todas las herramientas del marketing online

1. Página web

Si hay una herramienta imprescindible dentro del marketing online es la página web de la propia empresa o marca, es el primer lugar donde tienes que convencer al público de que tu marca merece la pena. La web es el espacio en el que contamos quienes somos, lo que hacemos, nuestra propuesta de valor, nuestros productos, etc. Es importante tenerla cuidada y actualizada, si el cliente visita nuestra web y ve que está obsoleta, se creará una imagen anticuada de nosotros.

La página web debe tener un estilo corporativo que te identifique, recomendamos que uses una paleta de colores fija, que el diseño sea fácil y sencillo de usar. Hoy en día no nos gusta perder mucho tiempo en buscar algo, lo queremos ¡ya!

Es importante, también, que tu web esté adaptada a todos los dispositivos, ordenador, móvil y tablet. Lo que se denomina diseño responsive.

Dentro de nuestro blog, podéis encontrar varios posts donde damos algunos consejos sobre mantener actualizada tu página web.

3. Publicidad display

De la publicidad en medios impresos, radio y televisión, pasamos a la publicidad display o publicidad en Internet. Al contrario que con las otras, con la publicidad en Internet podemos saber cuánto nos estamos gastando además de cómo está evolucionando nuestra campaña.

Otro gran beneficio es que podemos segmentarla para que llegue a un target específico. Es una gran ventaja, ya que en medios publicitarios tradicionales no tenemos esa opción. 

Hay diferentes formatos, incluso plataformas como Youtube tienen sus propios formatos. También hay diferentes métodos de pago en función de si se paga por click, por impresión o por acción. Una gran variedad de oportunidades para comunicarnos y llegar a nuestro público.

5. Redes sociales

Las redes sociales han conseguido en los últimos años convertirse en uno de los mejores canales de comunicación para empresas. No hay unas redes sociales para empresas específicas, cualquiera puede convertirse en una buen herramienta siempre que te permita llegar a tu público objetivo. Hay que tener en cuenta que según lo que represente tu marca y lo que quieras comunicar a tus clientes, deberás tener más presencia en unas que en otras. Y algo que hay que tener en cuenta, que muchas veces se nos olvida, es la forma de hablar y dirigirnos a los receptores. En todas las redes sociales no se escribe igual, en LinkedIn usaremos un tono más formal y serio, en Instagram y Facebook si podremos usar una actitud más cercana.

Uno de los beneficios de las redes sociales para empresas es que te permiten crear una comunidad de marca, un grupo de personas a las que has conseguido fidelizar ya que se sienten identificados con lo que transmites. Es importante hacer sentir a tus clientes que forman parte de algo valioso. 

Hacer inversión en publicidad en redes sociales puede ayudarte a conseguir objetivos a corto plazo como mayor número de impresiones, de participación e incluso conversiones.

2. Blog

El blog es parte de la página web, pero gracias a la cantidad de cosas que podemos hacer con él a nosotros nos gusta tratarlo como una herramienta a parte, ya que puede ayudarnos a crear interés en el público. De hecho, en nuestra agencia de publicidad se lo recomendamos a todos nuestros clientes. Escribimos todas las semanas en él.

El blog es una plataforma esencial para seguir comunicando tus valores, tu identidad de marca y en general todo lo relacionado con el branding. Además es la herramienta ideal para crear contenido continuamente, lo que repercute en que el tráfico web de nuestra página sea mayor. Si tu web la visita una gran cantidad de personas, Google tomará eso como que es un sitio de interés y se lo enseñará a más personas.

Para sacarle el mayor rendimiento el blog debe estar bien acondicionado para el posicionamiento en buscadores, haciendo buen uso de palabras clave, de títulos SEO y meta-descripciones entre otras cosas. El concepto de keywords es importante, ya que te ayuda a posicionar tu web de manera orgánica, según las palabras más buscadas.

4. Posicionamiento en buscadores

El posicionamiento en buscadores es el ranking en el que aparecemos cuando hacemos una búsqueda en Google o cualquier otro buscador, escribiendo unas keywords concretas. El posicionamiento de cualquier página web puede ser orgánico o de pago. Cuando pagamos por posicionarnos en Internet, ese posicionamiento es limitado, y eso dependerá de lo que hallamos contratado. 

El orgánico es el que se produce de forma natural a través de la buena configuración de una serie de factores, como la velocidad de carga, el uso de palabras clave, la extensión de nuestro texto, el uso de links o si Google considera que nuestro contenido es original y puede ser de interés. Debemos saber aprovechar esta opción gratuita, para ganar popularidad en Internet. Te recomendamos que encuentres a un buen copy que se le dé bien la escritura.

6. Email marketing

Cuando ya tenemos clientes y queremos fidelizarlos, el “email marketing” o “mailing” hace su aparición. A través de nuestra newsletter podemos proporcionarles información interesante como ofertas, concursos, eventos, etc. 

Este concepto, puede resultar un poco pesado para el cliente, ya que se siente “bombardeado” con email de nuestra marca y puede llegar a desarrollar un sentimiento negativo hacia a nosotros a causa de esto. Aunque si el cliente nos ha facilitado sus datos él mismo, no tiene porque ocurrir tal cosa.

Puede suceder también, que el cliente se canse de nuestros emails y nos bloquee o presione la opción de “no recibir más mensajes”.

Otro factor importante a tener en cuenta es que corremos el riesgo de que nuestros emails sean destinados a la bandeja de spam, una vez ahí es complicado que nuestro cliente nos vaya a leer.

1. Página web

Si hay una herramienta imprescindible dentro del marketing online es la página web de la propia empresa o marca, es el primer lugar donde tienes que convencer al público de que tu marca merece la pena. La web es el espacio en el que contamos quienes somos, lo que hacemos, nuestra propuesta de valor, nuestros productos, etc. Es importante tenerla cuidada y actualizada, si el cliente visita nuestra web y ve que está obsoleta, se creará una imagen anticuada de nosotros.

La página web debe tener un estilo corporativo que te identifique, recomendamos que uses una paleta de colores fija, que el diseño sea fácil y sencillo de usar. Hoy en día no nos gusta perder mucho tiempo en buscar algo, lo queremos ¡ya!

Es importante, también, que tu web esté adaptada a todos los dispositivos, ordenador, móvil y tablet. Lo que se denomina diseño responsive.

Dentro de nuestro blog, podéis encontrar varios posts donde damos algunos consejos sobre mantener actualizada tu página web.

2. Blog

El blog es parte de la página web, pero gracias a la cantidad de cosas que podemos hacer con él a nosotros nos gusta tratarlo como una herramienta a parte, ya que puede ayudarnos a crear interés en el público. De hecho, en nuestra agencia de publicidad se lo recomendamos a todos nuestros clientes. Escribimos todas las semanas en él.

El blog es una plataforma esencial para seguir comunicando tus valores, tu identidad de marca y en general todo lo relacionado con el branding. Además es la herramienta ideal para crear contenido continuamente, lo que repercute en que el tráfico web de nuestra página sea mayor. Si tu web la visita una gran cantidad de personas, Google tomará eso como que es un sitio de interés y se lo enseñará a más personas.

Para sacarle el mayor rendimiento el blog debe estar bien acondicionado para el posicionamiento en buscadores, haciendo buen uso de palabras clave, de títulos SEO y meta-descripciones entre otras cosas. El concepto de keywords es importante, ya que te ayuda a posicionar tu web de manera orgánica, según las palabras más buscadas.

3. Publicidad display

De la publicidad en medios impresos, radio y televisión, pasamos a la publicidad display o publicidad en Internet. Al contrario que con las otras, con la publicidad en Internet podemos saber cuánto nos estamos gastando además de cómo está evolucionando nuestra campaña.

Otro gran beneficio es que podemos segmentarla para que llegue a un target específico. Es una gran ventaja, ya que en medios publicitarios tradicionales no tenemos esa opción.

Hay diferentes formatos, incluso plataformas como Youtube tienen sus propios formatos. También hay diferentes métodos de pago en función de si se paga por click, por impresión o por acción. Una gran variedad de oportunidades para comunicarnos y llegar a nuestro público.

4. Posicionamiento en buscadores

El posicionamiento en buscadores es el ranking en el que aparecemos cuando hacemos una búsqueda en Google o cualquier otro buscador, escribiendo unas keywords concretas. El posicionamiento de cualquier página web puede ser orgánico o de pago. Cuando pagamos por posicionarnos en Internet, ese posicionamiento es limitado, y eso dependerá de lo que hallamos contratado.

El orgánico es el que se produce de forma natural a través de la buena configuración de una serie de factores, como la velocidad de carga, el uso de palabras clave, la extensión de nuestro texto, el uso de links o si Google considera que nuestro contenido es original y puede ser de interés. Debemos saber aprovechar esta opción gratuita, para ganar popularidad en Internet. Te recomendamos que encuentres a un buen copy que se le dé bien la escritura.

5. Redes sociales

Las redes sociales han conseguido en los últimos años convertirse en uno de los mejores canales de comunicación para empresas. No hay unas redes sociales para empresas específicas, cualquiera puede convertirse en una buen herramienta siempre que te permita llegar a tu público objetivo. Hay que tener en cuenta que según lo que represente tu marca y lo que quieras comunicar a tus clientes, deberás tener más presencia en unas que en otras. Y algo que hay que tener en cuenta, que muchas veces se nos olvida, es la forma de hablar y dirigirnos a los receptores. En todas las redes sociales no se escribe igual, en LinkedIn usaremos un tono más formal y serio, en Instagram y Facebook si podremos usar una actitud más cercana.

Uno de los beneficios de las redes sociales para empresas es que te permiten crear una comunidad de marca, un grupo de personas a las que has conseguido fidelizar ya que se sienten identificados con lo que transmites. Es importante hacer sentir a tus clientes que forman parte de algo valioso.

Hacer inversión en publicidad en redes sociales puede ayudarte a conseguir objetivos a corto plazo como mayor número de impresiones, de participación e incluso conversiones.

6. Email marketing

Cuando ya tenemos clientes y queremos fidelizarlos, el “email marketing” o “mailing” hace su aparición. A través de nuestra newsletter podemos proporcionarles información interesante como ofertas, concursos, eventos, etc.

Este concepto, puede resultar un poco pesado para el cliente, ya que se siente “bombardeado” con email de nuestra marca y puede llegar a desarrollar un sentimiento negativo hacia a nosotros a causa de esto. Aunque si el cliente nos ha facilitado sus datos él mismo, no tiene porque ocurrir tal cosa.

Puede suceder también, que el cliente se canse de nuestros emails y nos bloquee o presione la opción de “no recibir más mensajes”.

Otro factor importante a tener en cuenta es que corremos el riesgo de que nuestros emails sean destinados a la bandeja de spam, una vez ahí es complicado que nuestro cliente nos vaya a leer.