Packaging: tendencia emergente en el diseño de producto

Image Alt

La utilización del packaging personalizado, se ha convertido en una moda, la cual el 89% de los responsables del diseño creen que dicha tendencia no parará de crecer en los próximos tres años.

Desde los inicios

Hace unos años, Coca-cola añadió nombres propios a sus latas. No tardó mucho tiempo cuando los consumidores querían conseguir una de ellas con su nombre.

También se podían observar como muchos buscaban la lata con el nombre de sus amigos o familiares como una especie de regalo especial.

Las latas se posicionaban en un lugar muy visible dentro de los supermercados y era muy común encontrarte a personas buscando aquella que le interesaba o importaba.

El packaging de un producto se había convertido en un objeto de deseo.

En 2013 cuando se lanzó la campaña en España, la compañía acabó personalizando 550 millones de envases con los 122 nombres más comunes del país.

Esta iniciativa tuvo un inconveniente, al tener tanto éxito, los consumidores llegaban hasta romper las cajas de las latas para encontrar su nombre y eso generaba un conflicto.

Otros seguidores

Los Toblerone, también están llevando a cabo la idea de poner nombres de persona. Los consumidores se habían tomado bien la innovación de personalizar los Toblerones pero también lo había aceptado con una tableta Milka.

El packaging se convertía en un elemento para regalar, en un nicho, como es el chocolate que es caracterizado ya por eso. Tanto en el caso de Milka como Toblerone; venden el formato online, haciendo más probable su compra si está personalizado.

El formato de personalizar el bote del producto también lo usó Nutella y lleva a convertirse en un elemento más frecuente.

¿Por qué funciona el packaging personalizado?

Gracias a él se consigue conectar bastante mejor con el consumidor y potencia la oportunidad de venta.

Ayuda a posicionarse de forma distinta y a conseguir llamar la atención sobre la competencia y por otro lado hace que el producto se convierta en un experiencia única.

El packaging personalizado se orientará en el futuro de una manera diferente, dejando atrás los colores y la inclusión de un nombre; se orientará a elementos más importantes en el diseño y experiencia de compra.

Dentro de la tendencia, se intenta eliminar el plástico y asegurar que el almacenaje o el uso sean mejores y para también hacerlo más eco-friendly.

La actualidad del mercado

El packaging personalizado no deja de ser una tendencia del mercado; la cual cubre la necesidad de los clientes de hacer aún más personal su relación con las marcas.

Un estudio señalaba  el año pasado que un 66% de los profesionales estaban valorando la posibilidad de de aplicar ya esta técnica.

Los responsables consideraban que la personalización aumentaba tanto el engagement de marca como su reconocimiento y por ello un aumento de las ventas y su fidelización.