El diseño gráfico se hace notar en Australia

Image Alt

La empresa Coca-Cola, desde los años 90, ha estado siempre presente en el verano de los australianos gracias a sus refrescos granizados.

Con el paso del tiempo, esos granizados han ido aumentando, pero a su vez la empresa se ha ido encontrando problemas; ya que cada una de sus marcas tenían estrategias y formas distintas de comunicar esta versión.

Campaña publicitaria

La agencia Landor, desarrolló una nueva campaña que tuviera el fin de promocionar de forma conjunta toda la gama de refrescos granizados.

Se trata de una estrategia realmente llamativa e innovadora; debido a que no es muy común ver en la misma publicidad, a marcas como Coca-cola, Fanta o Sprite.

Cambios realizados

Para esta campaña de publicidad se han realizado cambios como “congelar” de alguna forma los logos de las distintas marcas. Para ello han contado con la diseñadora Llana Bodenstein, para que le dé un toque invernal a las estampas veraniegas.

El resultado es bastante original y dinámico que incita a que los clientes disfruten del verano consumiendo el granizado.

¿Cómo valorar un buen diseño gráfico?

A la hora de evaluar la calidad de un diseño, la mayoría de las personas se olvidan de que detrás existe una finalidad.

La función de un diseñador es cumplir determinados objetivos con un cierto criterio estético. Debe aportar racionalidad objetiva para cautivar la subjetividad emocional del público.

  • Acción, reacción y repercusión

Se trata de un lema que todo diseñador debe tener presente. El diseño está relacionado con la oferta y la demanda por lo que no se puede crear al azar, si no que tiene que cumplir una serie de requisitos.

Cada color, cada forma o tipografía tiene un efecto concreto para los individuos; por eso un diseñador debe recolectar información sobre el target y traducir a un lenguaje visual, aquello que fomente el alcance de los objetivos perseguidos.

  • Tiempo y resultado

En muchos casos la obligación de optimizar el tiempo empleado, contribuye al surgimiento de soluciones creativas; esto puede transformar un trabajo simple en algo atractivo y funcional.

Los procesos creativos deben estar compuestos por varias fases. Estas van desde el estudio y conocimiento del sector, producto y target hasta la publicación y adaptación de formatos.

Cada una de estas fases requieren una dedicación importante por parte del diseñador o equipo creativo vinculada habitualmente al resultado final.

  • Estética y objetivos

Una buena estética hace más efectivo un mensaje, quizás esto no garantice un éxito comercial ni tampoco llegar a los consumidores.

Existen marcas que se mantienen en el tiempo sin cambios en el tiempo; y aún así siguen teniendo un público fiel.

Otros han intentado cambiar su imagen con dotes de modernidad y han tenido que volver a su estado original porque los alejaba de su target.

Para saber si se trata de un buen diseño gráfico es necesario que cumpla las siguientes características:

-Adecuación tanto a la categoría como al público objetivo.

-Es fácil de apreciar y de leer.

-Transmite el mensaje correcto.

-Está compuesto de elementos estéticos capaces de sostener y nutrir con el paso del tiempo.

Conclusión

El diseño ha de caracterizarse por disponer un equilibrio entre la belleza y la funcionalidad.

Un buen diseñador gráfico que está acostumbrado a trabajar con diseños estratégicos, ha de saber dividir los aspectos estéticos con los comerciales.

De esta forma podrá conseguir que el cliente reciba una pieza gráfica de valor y le ayude a conseguir los objetivos fijados.